Qué hay en mi… Bolsa del gimnasio

general-gym

Tengo que decir que qué meter en mi neceser del gimnasio fue una de las cosas más complicadas de volver a ir. Creo que incluso más que las agujetas de los primeros días (me pasé un mes que parecía prima-hermana de algún pingüino…). De hecho, voy a contaros qué hay ahora en mi neceser del gimnasio, pero ya han habido variaciones de mi neceser original porque mis necesidades en este tiempo han cambiado.

Yo soy una persona de ducharme por las noches porque me gusta tomármelo como un ritual, con mucha calma, tranquilidad y que sea una experiencia sensorial. Creo que es la mejor forma de sacarme el estrés del día fuera y olvidarme de todo. Óbviamente, las duchas del gimnasio no son ni calmadas, ni tranquilas, ni, mucho menos, una experiencia sensorial. Son más bien del estilo militar: un trámite. Y cuando solo iba una vez a la semana, pues no me importaba demasiado, pero ahora voy 4 días a la semana y no quiero que más de la mitad de las duchas de la semana seal al estilo militar así que me he ido buscando mi rutina más relajante y corta posible.

Pre-clase de gimnasio

Lo primero es lo primero… cuando llego al gimnasio, si voy maquillada, me desmaquillo y para eso tengo unas toallitas de Comodyns para pieles sensibles. No me entusiasma usar este tipo de productos porque mi piel se irrita muy fácilmente aunque esté indicada para pieles sensibles. Seguramente las cambie por una mini talla que me vino de Caudalie de un agua micelar y me llevaré discos desmaquillantes.

Como ya os digo que con las toallitas mi cara se queda enrojecida y poco feliz me llevé el tónico calmante de Lush: Eau Roma Water así con un par de flus-flus mi piel se relaja y no la siento tan tirante ni irritada.

Aunque pueda parecer raro después de esta limpieza rápida, no uso hidratante porque me preocupa que con el sudor me resbale y acabe en mis ojos. ¿Soy la única que tiene esta preocupación?

Post-clase de gimnasio

gym-ducha

Cuando consigo arrastrarme desde la clase hasta el vestuario y de allí a las duchas debo ser la persona que más cosas se lleva a la ducha (y solo llevo 3) porque mi gimnasio ya te da champú, acondicionador y gel para el cuerpo. Bueno, yo no uso nada de los que hay allí. No me gustan ni el olor, ni la textura, ni cómo limpian… así que yo voy con mi neceser que ahora mismo lleva…

Brazilliant para el pelo. En un principio llevaba Seanik, pero al aumentar las veces que voy al gimnasio por semana tuve que cambiar porque sino Seanik me resecaba demasiado el pelo.

Dreamwash en roulade. Ese formato nuevo que hicieron para quitar más envases contaminantes. Me gusta el jabón, no me hago al formato. Yo lo llevo con un bote de mi queridísima Jazmin&Henna porque no tengo donde dejarlo secar. No me convence el formato roulade porque ya no es una crema suave que se deslizaba felizmente por mi piel, ahora es una pastilla de jabón dura que deja mi mano en un tono arcoiris de la cáscara que lleva. Eso sí, mi piel queda estupenda así que supongo que seguiré con él.

Angels on Bare Skin para mi cara. Llevo un botecito de muestra reaprovechado y más o menos una vez por semana lo relleno con mi bote de casa. Después de una o dos horas de sudar creo que limpiar la piel es imprescindible y con Angels on Bare Skin la tengo limpia en profundidad sin irritarse y con un olor súper relajante.

Cómo véis no uso acondicionador, pero es posible que se venga en breves Avocado, es por un tema de botecitos a llevar a la ducha y porque esas duchas tienen una presión ridícula y Avocado tiene tendencia a quedarse pegado en mi pelo.

gym-post-ducha

En el tema crema hidratante post-ducha, la verdad es que voy arrasando con las muestras que tengo en un intento de aniquilarlas todas. No me preocupa demasiado porque antes de ir a dormir vuelvo a ponerme hidratante.

Para la cara uso otra vez Eau Roma Water y después la hidratante. Estaba usando una de Thermalive que me vino en una Birchbox y la verdad es que no es demasiado hidratante pero como un par de horas después ya empiezo con mi rutina de noche no me preocupaba demasiado. En Semana Santa que estuve yendo por las mañanas aproveché para probar la hidratante de Nuxe (en breve os preparo un post especial).

Y para el pelo, a días (pocas veces porqué además se me está acabando y es un engorro de usar así) tengo el Lumier d’hiver Super Comb de N.4. Tengo que decir que ayuda realmente a desenredar el pelo y minimiza los tirones. Como no me gusta secarme el pelo, no puedo decir demasiado de cómo funciona de protector. Ah, ahora en invierno recojo mi pelo en un mini-moñito y lo escondo bajo la capucha del abrigo, no quiero resfriarme.

Y eso es todo… ya véis que la tengo bastante simplificada porque suelo salir del gimnasio a las 20 horas y a las 22 aprox estoy con mi rutina de noche así que no me importa el sérum, el contorno de ojos o el protector solar (óbviamente).

¿Qué lleváis vosotras en la bolsa del gimnasio?

Puede que te interese...

Deja un comentario