Daddy-o de Lush, las violetas que mejor huelen

daddy-o lush

Hoy os quiero hablar del que, posiblemente, sea el olor más famoso de Lush: Daddy-o.

Daddy-o de Lush

El olor de Daddy-o es increíble y quien os diga lo contrario, miente. Huele maravillosamente bien a violetas. Es un olor floral, cero empalagoso y que perdura en el pelo.

Una vez dicho esto, vamos a hablar de los productos. Yo tengo tanto el champú como el acondicionador y tengo sentimientos encontrados con ellos.

daddy-o lush

Champú Daddy-o

El champú Daddy-o de Lush ha sido el primero (y único) champú líquido de la marca que he probado. Lo cogí por el increíble olor que tiene y la verdad es que mantiene el olor en el pelo un montón. A nivel de limpieza, está bien pero tampoco es que me haya entusiasmado.

La verdad es que me he dado cuenta que los champús de Lush me suelen producir una ligera descamación que no es especialmente agradable. No es que me produzcan caspa, sino que me dejan como un residuo en el cuero cabelludo un poco extraño. Solo se aprecia si “rasco” el cuero cabelludo y me provoca un ligero picor.

Lo sigo usando de forma esporádica porque me tiene enamorada el olor, pero un champú que me deja residuo… pues no es lo mejor, obviamente.

Acondicionador Daddy-o de Lush

El acondicionador Daddy-o de Lush es un acondicionador sólido que huele exactamente igual que el champú y fue por lo que lo cogí. La verdad es que tengo un problema con este formato de suavizante y es que no acabo de hacerme con él.

Teóricamente tenemos que frotar la pastilla contra el pelo (de medios a puntas) y ya está. El problema está en que, si bien los champús sólidos ‘sueltan’ el producto, el acondicionador me da la sensación que no deja nada de producto en mi pelo.

Pensaba que era que, tal vez, el producto tenía una película que tenia que ‘deshacer’ y después ya soltaría producto. Pues lo he usado un montón de veces y sigo con la misma percepción. Como véis en las fotos creo que no es una percepción: no está nada gastado.

Así que lo he dejado aparcadísimo en mi baño y es que un acondicionador que no me hace nada, no lo uso.

Por más que me guste el olor de la gama Daddy-o de Lush, no voy a repetir con ninguno de los dos productos.

Los compré en tienda física de Lush y me costaron 15,40€ el champú y 7,95€ el acondicionador. Por cierto, uno de mis favoritos… se va: adiós African Paradise.

Puede que te interese...

Deja un comentario