Shake it off con Juicy Shaker de Lancôme

juicy shaker-bifasico

Hoy os quiero hablar de un producto con el que tengo una relación de amor-odio casi: los Juicy Shaker de Lancôme. Cuando los ví por primera vez, en una foto, pensé qué preciosidad y decidí que los necesitaba. Un día en El Corte Inglés, los ví en directo y pensé… son más grandes de lo que pensaba ya no me parecen tan cuquis… pero aún así me dejé probar uno, que no era ni mucho menos el color que llevaba en la cabeza, y se vino a casa.

Juicy Shaker de Lancôme

Los Juicy Shakers de Lancôme tienen una forma de coctelera súper cuqui (aunque relativamente grande) y una fórmula bifásica, cosa que significa que se deben agitar antes de usarse para mezclar las 2 fases. Y hay que mezclarlas con energía y un ratito más largo de lo que creía…

Los juicy shakers tienen una textura a medio camino entre un gloss y un aceite, me recuerdan en cierta forma a los Tint-in-oil de YSL que me enamoraron el año pasado. Se deslizan muy bien en el labio, pero dejan un color más oscuro de lo que esperaba.

En cuanto el aplicador es triangular con una punta redondeada que hace bastante fácil aplicar el producto, pero que al ser bastante gruesa dificulta poder dibujar bien el contorno del labio.

juicy shaker-aplicador

Cuando se va la capa más brillante dejan un tono muy sutil en el labio, mucho más discreto que el de los Tint-in-oil… así que aquí empiezan mis «decepciones». Realmente, al haberme recordado tanto a los Tint-in-oil, esperaba que fueran muy parecidos, pero los Tint-in-oil para mi les superan en casi todos los aspectos.

Los Juicy Shaker huelen diferente según cada color. El Berry in love, que es el primero que tuve, huele a moras (que no es de mis olores favoritos), pero solo notas el olor cuando lo aplicas, así que tampoco es ni un gran pro ni un gran contra.

El tono Berry in love es un morado que me dijeron que quedaría muy discreto, pero en mi piel de fantasma es bastante evidente y no lo veo tan primaveral/veraniego como esperaba.

juicy shaker-mezclado

Hace poco me hice con otro color, el Cherry Symphony, que en mi cabeza estaba convencida que quedaría como el Lip&Cheek Glow de Dior, que tiene un punto casi neón que me tiene enamorada, pero también me parece bastante oscuro (aunque me gusta más que el Berry in love).

Realmente, los Juicy Shaker son un buen producto, que queda súper cuqui para reaplicar a lo largo del día con su formato de coctelera, pero que no ha cumplido mis expectativas en cuanto a color y duración.

Podéis encontrarlos en Douglas.

¿Los habéis probado? ¿Qué opináis vosotras de este producto?

Puede que te interese...

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.