Lancôme Ritual de Juventud, prueba gratuita

lancome

Hace días que tenía pendiente escribir este post, pero me ha sido imposible… así que aprovecho este huequecito de tiempo que he encontrado para escribirlo rápidamente.

Hace como un mes (o incluso más) mi madre me dio un vale que venía con un magazine de un periódico del domingo, no me preguntéis cuál porqué imposible recordarlo. El vale era para Lancôme para probar el Ritual de Juventud así que, ni corta ni perezosa, me fuí a un Corte Inglés a probarlo (aunque creo que aún no me tocan los “rituales de juventud”, ya llegaré).

lancome4 lancome5

De hecho mi idea era comentarles el tipo de piel de mi madre, sus necesidades… y que las muestras fueran para ella. Además ese día venía de otro Corte Inglés para probar productos de CK One Colour, experiencia de la que ya os hablé, así que iba más que maquillada.

Mi experiencia Lancôme Ritual de Juventud

Antes de contaros qué tal, fue os tengo que decir que fue impresionante la de gente que fue a cambiar su vale. Dicho esto, yo llegué a El Corte Inglés sobre las 2 menos cuartos y pensé, ingenua de mi, que estaría tranquilito (era un día entre semana). En el stand de Lancôme había 3 chicas, a cual más ocupada, pero claro… estábamos en el stand en medio de El Corte Inglés. Un agobio esperar allí de pie hasta que una chica me hizo caso, después de 15 minutos de pie (y no exagero), además me dió la gran notícia que tardarían aún otros 15 minutos para poder atenderme y que no podía coger las muestras para mi madre, que tenía que ser personalizado y tenían que probarme los productos en la cara…

Decidí esperar, por no bajar otro día (sí, por pura pereza). Sobre las 3 llegó otra chica más y me dijeron que sí quería me lo harían en la cabina en vez de en las sillas donde estaban haciéndolo porque allí seguían sentadas las dos mismas señoras desde que yo había llegado (debían ser súpercómodas…). Dije que ok, que no me importaba dónde lo hicieran, en esos momentos ya no sentía los pies ni nada y sólo quería dejar el bolso en algún lugar… Las esperas de pie son, para mi, insufribles.

La chica de Lancôme fue un encanto. Me preguntó mi rutina de limpieza, de día y de noche, si usaba otros productos tipo mascarilla, exfoliantes… y cuando me vió tan sumamente maquillada me dijo que si quería me lo probaba en el dorso de la mano, aunque no era lo adecuado. Acepté encantada, quería ver la durabilidad del maquillaje que me habían hecho y era la única forma de saberlo.

Aunque fuera en la mano me hizo todo el ritual, limpieza, tónico, hidratación…

La verdad es que me enamoré del tacto de la mascarilla hidratante de la línea Douceur y no descartó pedirla para el cumple, a mi se me va demasiado de presupuesto…

Me aplicó, para que notara el tacto, el sérum Advanced Génifique y tengo que volver a decir que era muy agradable y, además, a mi piel le fue ideal.

lancome2 lancome3

Después de eso, ella anotó las muestras que tenían que darme: del Génifique y de la hidratante Hydra Zen. Me dieron mi bolsita preciosa, además de un folleto (que acabo de usar para recordar los nombres) y me fuí tan feliz a casa, pero allí me di cuenta que ¡se equivocaron en las muestras! Tanto decirme que no podía pedirlas para mi madre porqué eran personalizadas para cada tipo de piel y me dieron el Génifique y la Absolue Precious Cells que no es ni por asomo la que yo necesito y que acabará en poder de mi madre.

Cuando pruebe unos días el Génifique, aunque no sé para cuanto tiempo serán los 5 ml de la muestra, os contaré más ;)

Puede que te interese...

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.