Manicura de lujo en Barcelona: Vanitas Espai

Hoy vengo, después de mucho tiempo, con un post que me hace especial ilusión. Tuve la suerte de poder ir a uno de mis centros favoritos de Barcelona: Vanitas Espai. En verano fui para hacerme un balayage del que salí encantada y esta vez fui a relajarme un poco y arreglarme las uñas, que suelo llevar desastrosas normalmente.

vanitas 2

El centro de Vanitas Espai me encanta porque es un trocito de tranquilidad en el centro de Barcelona, de hecho, me queda al lado del trabajo (y eso es un ¡peligro!). Tiene un aire moderno y seminórdico muy blanco y relajante. De hecho, parece que la luz se rebote en la entrada, como si fuera un paraíso, que lo es.

Ya tengo ganas de volver porque, casualmente, estaban en obras de mejoras del salón y no pude disfrutar de su espacio de manicuras, aunque estuve genial en el plan B que tenían montado. La chica que me hizo la manicura fue un encanto, súper delicada y cuidadosa, cosa imprescindible tal y como estaban mis pobres manos. Normalmente, yo intento tener cuidadas las manos a nivel de hidratación, que mis uñas estén bonitas ya es otro cantar porque soy incapaz de darles una forma bonita con la lima yo sola. Jamás he tenido esa habilidad y, por lo tanto, intento ir regularmente a arreglarme los desastres que me hago en casa. Pero el día que le fui a ver la verdad es que estaban resecas cuál cocodrilo, me había cortado con un papelito (imaginar cómo de mal estaban) y yo estaba en un estado de estrés increíble.

Al llegar, tuve que esperar en una recepción cuquisima que tienen y me acomodaron delante de uno de esos espejos con bombillas a su alrededor al estilo Hollywood que te hace sentir ya como una estrella y empezamos con los mimos que tanto necesitaba. Ya os he dicho que Vanitas Espai ya les conocía de la peluquería y es que tienen un espacio polivalente con peluquería, manicura, pedicura, tratamientos faciales y corporales… (y yo quiero probarlo todo, cómo no…)

vanitas 4

Manicura SPA en Vanitas Espai

Primero empezó con un exfoliante que fue intenso, pero necesario y es que ya os he dicho que mis manos estaban fatal, el estrés me salió dejándome todo el cuerpo súper deshidratado y las manos no iban a ser menos.

Después de preguntarme cómo quería las uñas (siempre cortitas y con forma natural) empezó a limármelas y me dejó las uñas estupendas. El siguiente paso es el que siempre odio más: las cutículas. Primero el baño de rigor con agua calentita y un aceite maravilloso que hace que realmente no duela nada y eso que mis pieles están siempre súperpegadas y suelo ver las estrellas. No suelo ser fan de cortar las cutículas porque me salen pellejitos y padrastros después, pero con la delicadeza que me estaban haciendo la manicura, le dejé y la verdad es que fue una gran decisión. Ni una sola pielecita me salió.

La manicura que me hice fue la SPA y después tocaba un paso ideal si tenéis las manos deshidratadas: una envoltura en una mascarilla de manos que fue una delicia la aplicación y el resultado. El tiempo intermedio fue más bien una pérdida de dignidad porque para mejorar la absorción me envolvió las manos en papel film (aunque lo ocultó bajo una toalla el tiempo de espera). Realmente, se agradecen detalles así porqué ¿quién quiere verse con las manos envueltas en papel film sin poderse mover? Yo, no…

Y ya… ¡el color! En Vanitas Espai trabajan con CND, que es una marca que me encantaba, pero con la que estoy teniendo decepciones a nivel de color y es que están descatalogando mis esmaltes de uñas favoritos. Quería el Creekside (un azul pastel precioso) y me dijeron que lo habían descatalogado, así que elegí un lavanda pastel (que no sé el nombre y está descatalogado también aunque les quedaba). Como siempre, me impresiona que la manicura Vynilux de CND no haga falta una base, me pone nerviosa momentáneamente… pero estupendo. Dos capas de esmalte, top coat y las manos a un aparatito de estos para secar antes (y que necesito en casa ya de ya).

Si el momento cutículas es mi momento odiado, el momento acabar la manicura con hidratante y un masaje… es mi favoritísimo y, de hecho, he dejado de ir a algún sitio porque no me han hecho masaje o no me ha gustado. Tengo que decir que el de Vanitas Espai fue un gustazo, relajante, intenso y ¡largo! Para acabar un toque del famosísimo Solar Oil de CND y preparada para lucir manos.

Con esto ya estaba lista para una manicura perfecta para 2 semanas, aunque tengo que reconocer que a la semana siguiente tenía hora para hacerme la manicura Shellac porque me iba de viaje 2 semanas y quería la manicura perfecta todo el tiempo.

Importante decir, al menos para mi, es que Vanitas Espai trabajan con CND no solo para los esmaltes de uñas sino también todos los productos que utilizan son de CND y yo necesito llevarme a casa el exfoliante, la mascarilla y la hidratante ¡todo! Sí, no tengo remedio y lo quiero todo.

Por cierto, Vanitas Espai está en calle París, 204. En Barcelona y seguro que saldréis encantadísimos ^^

vanitas 3 vanitas 2 vanitas 5

Puede que te interese...

Deja un comentario